Que hizo emmanuel kant

ética kantiana

Las principales obras del filósofo alemán Immanuel Kant (1724-1804) ofrecen un análisis de la razón especulativa y moral y de la facultad del juicio humano. Ejerció una inmensa influencia en los movimientos intelectuales de los siglos XIX y XX.

La muerte del padre de Kant en 1746 le dejó sin ingresos. Se convirtió en tutor privado durante 7 años para adquirir los medios y el ocio necesarios para iniciar una carrera académica. Durante este periodo, Kant publicó varios trabajos sobre cuestiones científicas. El más importante fue la «Historia natural general y teoría de los cielos» en 1755. En esta obra, Kant postuló el origen del sistema solar como resultado de la interacción gravitatoria de los átomos. Esta teoría se anticipó en más de 40 años a la hipótesis de Laplace (1796). Ese mismo año, Kant presentó un tratado en latín, «Sobre el fuego», para optar al título de doctor.

Durante la década siguiente, Kant no publicó casi nada. Pero a los 57 años publicó la primera edición de la Crítica de la razón pura (1781; 2ª ed. 1787). Esta enorme obra, uno de los libros más importantes y difíciles del pensamiento occidental, intenta resolver las contradicciones inherentes a la percepción y la concepción, tal como las explicaban los racionalistas y los empiristas.

crítica de la razón pura

Immanuel Kant (1724-1804) es uno de los filósofos más influyentes de la historia de la filosofía occidental. Sus aportaciones a la metafísica, la epistemología, la ética y la estética han tenido un profundo impacto en casi todos los movimientos filosóficos que le siguieron. Este artículo se centra en su metafísica y epistemología en una de sus obras más importantes, La crítica de la razón pura.    Una gran parte de la obra de Kant aborda la pregunta «¿Qué podemos saber?». La respuesta, si se puede enunciar de forma sencilla, es que nuestro conocimiento se limita a las matemáticas y a la ciencia del mundo natural y empírico. Es imposible, argumenta Kant, extender el conocimiento al reino supersensible de la metafísica especulativa. La razón por la que el conocimiento tiene estas limitaciones, argumenta Kant, es que la mente desempeña un papel activo en la constitución de las características de la experiencia y limita el acceso de la mente sólo al ámbito empírico del espacio y el tiempo.

Kant respondió a sus predecesores argumentando contra los empiristas que la mente no es una pizarra en blanco sobre la que se escribe el mundo empírico, y rechazando la noción de los racionalistas de que era posible un conocimiento puro y a priori de un mundo independiente de la mente.    La propia razón está estructurada con formas de experiencia y categorías que dan una estructura fenoménica y lógica a cualquier objeto posible de la experiencia empírica.    Estas categorías no pueden ser eludidas para llegar a un mundo independiente de la mente, pero son necesarias para la experiencia de los objetos espacio-temporales con su comportamiento causal y sus propiedades lógicas.    Estas dos tesis constituyen el famoso idealismo trascendental de Kant y el realismo empírico.

la teoría educativa de i…

Cat Moir no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

Kant quería entender el mundo natural, pero también tenía curiosidad por saber cómo nos hace sentir. En la Crítica del Juicio (1790), Kant se preguntaba por qué la gente encontraba bellos los jardines y los entornos pastorales, mientras que las montañas y el cielo nocturno invocaban un temor que él llamaba «lo sublime».

Kant creía que experimentamos terror ante la naturaleza cuando ésta nos recuerda nuestro pequeño y fugaz lugar en la tierra. La teoría de Kant sobre lo sublime inspiró a una generación de artistas asombrados por los misteriosos poderes de la naturaleza.

Kant creía que ciertas diferencias entre las personas son innatas. En Sobre las diferentes razas humanas (1775), sostenía que sólo hay una especie humana, pero que las personas de diferentes «razas» tienen diferentes características y capacidades innatas.

Al considerar las sociedades europeas como el modelo ideal de desarrollo humano, Kant sostenía que no todas las razas eran capaces de alcanzar el mismo nivel de «civilización» que las europeas. Este aspecto del pensamiento de Kant revela cómo el racismo ha estado históricamente profundamente ligado al concepto de civilización.

martin heidegger

Immanuel Kant (1724-1804) es uno de los filósofos más influyentes de la historia de la filosofía occidental. Sus aportaciones a la metafísica, la epistemología, la ética y la estética han tenido un profundo impacto en casi todos los movimientos filosóficos que le siguieron. Este artículo se centra en su metafísica y epistemología en una de sus obras más importantes, La crítica de la razón pura.    Una gran parte de la obra de Kant aborda la pregunta «¿Qué podemos saber?». La respuesta, si se puede enunciar de forma sencilla, es que nuestro conocimiento se limita a las matemáticas y a la ciencia del mundo natural y empírico. Es imposible, argumenta Kant, extender el conocimiento al reino supersensible de la metafísica especulativa. La razón por la que el conocimiento tiene estas limitaciones, según Kant, es que la mente desempeña un papel activo en la constitución de las características de la experiencia y limita el acceso de la mente sólo al ámbito empírico del espacio y el tiempo.

Kant respondió a sus predecesores argumentando contra los empiristas que la mente no es una pizarra en blanco sobre la que se escribe el mundo empírico, y rechazando la noción de los racionalistas de que era posible un conocimiento puro y a priori de un mundo independiente de la mente.    La propia razón está estructurada con formas de experiencia y categorías que dan una estructura fenoménica y lógica a cualquier objeto posible de la experiencia empírica.    Estas categorías no pueden ser eludidas para llegar a un mundo independiente de la mente, pero son necesarias para la experiencia de los objetos espacio-temporales con su comportamiento causal y sus propiedades lógicas.    Estas dos tesis constituyen el famoso idealismo trascendental de Kant y el realismo empírico.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad