La neomudejar

Arquitectura del renacimiento morisco

El neomudéjar es un tipo de arquitectura de renacimiento morisco practicado en la Península Ibérica, y en mucha menor medida en Iberoamérica. Este movimiento arquitectónico surgió como un renacimiento del estilo mudéjar. Apareció a finales del siglo XIX en Madrid, y pronto se extendió a otras regiones del país. Arquitectos como Emilio Rodríguez Ayuso percibieron el arte mudéjar como un estilo característico y exclusivo de España. Empezaron a construir edificios utilizando algunos de los rasgos del estilo antiguo, como los arcos de herradura, el alicatado arabesco y el uso de las ornamentaciones de ladrillo con formas abstractas para las fachadas[1].

Los primeros ejemplos del estilo neomudéjar fueron la Plaza de Toros de Madrid (hoy demolida), construida en 1874, y la Escuela Aguirre, diseñada por Rodríguez Ayuso,[1] y la Casa Vicens, de Gaudí.[2] El estilo se convirtió entonces en una fuerte referencia, casi «obligatoria», para la construcción de plazas de toros en toda España y más allá de las fronteras, hasta Portugal y los países hispanoamericanos.

Edificios moriscos en américa

El neomudéjar es un tipo de arquitectura del renacimiento morisco que se practica en la Península Ibérica y, en mucha menor medida, en Iberoamérica. Este movimiento arquitectónico surgió como un renacimiento del estilo mudéjar. Fue una tendencia arquitectónica de finales del siglo XIX y principios del XX que comenzó en Madrid y Barcelona y se extendió rápidamente a otras regiones de España y Portugal. Utilizó elementos de estilo mudéjar como el arco de herradura, los azulejos arabescos y las ornamentaciones de ladrillo con formas abstractas para las fachadas de los edificios modernos[1].

Los primeros ejemplos de edificios neomudéjares fueron la Escuela Aguirre, diseñada por Rodríguez Ayuso,[1] la Plaza de Toros de Madrid, construida en 1874 (hoy demolida), y la Casa Vicens, de Antoni Gaudí i Cornet,[2] El estilo se convirtió entonces en casi «obligatorio» para la construcción de plazas de toros en toda España, Portugal y los países hispanoamericanos. En Madrid se convirtió en uno de sus estilos más representativos de la época, no sólo para edificios públicos, como la Escuela Aguirre o la plaza de toros de Las Ventas, sino también para viviendas. El uso de materiales baratos, principalmente el ladrillo para los exteriores, lo convirtió en un estilo popular en los nuevos barrios.

Sinagogas del renacimiento morisco

El neomudéjar es un tipo de arquitectura del renacimiento morisco. En España, este movimiento arquitectónico surgió como un renacimiento del estilo mudéjar. Apareció a finales del siglo XIX en Madrid, y pronto se extendió a otras regiones del país. Arquitectos como Emilio Rodríguez Ayuso percibieron el arte mudéjar como un estilo característico y exclusivo de España. Empezaron a construir edificios utilizando algunos de los rasgos del estilo antiguo, como los arcos de herradura, los azulejos arabescos y el uso de las ornamentaciones de ladrillo con formas abstractas para las fachadas.

En España se reivindicó el estilo neomudéjar como estilo nacional, ya que se basaba en un estilo propiamente hispano. Arquitectos como Emilio Rodríguez Ayuso o Agustín Ortiz de Villajos vieron en el arte mudéjar algo exclusivamente español y comenzaron a diseñar edificios con rasgos del estilo antiguo, como las formas abstractas del ladrillo y los arcos de herradura .

Sin embargo, lo que la historiografía ha considerado tradicionalmente como neomudéjar, son en muchos casos obras de estilo neoárabe, ya que utilizan elementos califales, almohades y nazaríes, siendo el único aspecto mudéjar el uso del ladrillo visto.

Wikipedia

El neomudéjar es un movimiento arquitectónico que se originó en España y surgió como un renacimiento de la arquitectura mudéjar. Apareció a finales del siglo XIX en Madrid, y pronto se extendió a otras regiones del país. Arquitectos como Emilio Rodríguez Ayuso percibieron el arte mudéjar como un estilo característico y exclusivo de España. Empezaron a construir edificios utilizando algunos de los rasgos del estilo antiguo, como los arcos de herradura y el uso de las ornamentaciones de ladrillo con formas abstractas para las fachadas.

El primer ejemplo del estilo neomudéjar fue la plaza de toros de Madrid, hoy demolida, diseñada por Rodríguez Ayuso. El estilo se convirtió entonces en una fuerte referencia, casi «obligatoria», para la construcción de plazas de toros en toda España y más allá de las fronteras, hasta Portugal y los países hispanoamericanos.

En Madrid se convirtió en uno de sus estilos más representativos, no sólo para edificios públicos, como las Escuelas Aguirre o la Plaza de Toros de Las Ventas, sino también para viviendas. El uso de materiales baratos, principalmente el ladrillo para los exteriores, lo convirtió en un estilo popular en los nuevos barrios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad