Exposiciones la casa encendida

Exposiciones la casa encendida

Caixaforum

Una huella es un vestigio, señal o indicio de algo que ya ha sucedido. Dejamos huellas todo el tiempo, nos demos cuenta o no. Se podría decir que «somos» en la medida en que dejamos un rastro; las huellas que dejamos son la medida de nuestra existencia actual (o pasada). Nuestra presencia es perceptible queramos o no ser percibidos; nuestro rastro involuntario dice mucho más de nosotros que las marcas que hacemos deliberadamente. Las huellas involuntarias guían a los demás, proporcionando información sobre nuestras identidades aunque no estemos presentes.

El año 2020 ha trazado una línea roja que nos obliga a considerar nuevas formas de existencia. El mundo, tal y como lo conocíamos, está cambiando, y nuestros cuerpos y mentes lo están siguiendo. En el ciclo Un Rastro Involuntario, queremos poner el foco en todo aquello que queda al margen, identificar pistas que nos den una visión de este nuevo y complejo mundo, y hacer visible toda esa información a través de exposiciones, narraciones y performances donde la ficción, la imaginación, el humor, el cuerpo y el lenguaje se vuelven esenciales y nos dan una orientación y perspectiva menos racional.

Wikipedia

DE CUALQUIER TIPO, INCLUIDOS LOS INDIRECTOS, ESPECIALES O FORTUITOS, QUE SE DERIVEN O ESTÉN RELACIONADOS CON EL USO O EL RENDIMIENTO DE ESTOS SITIOS O DEL CONTENIDO DISPONIBLE O AL QUE SE HACE REFERENCIA EN ELLOS

no comercial o educativo. Cualquier otro uso, reproducción, distribución, publicación o retransmisión del contenido está estrictamente prohibido sin la autorización escrita del titular de los derechos de autor.

Toda persona, física o jurídica, que acredite su identidad tiene derecho a obtener una copia de los datos que le conciernen y a solicitar cualquier información relativa al tratamiento de sus datos y a los derechos que le asisten. Ella

CUALQUIER TIPO DE DAÑO, INCLUIDO EL DAÑO INDIRECTO, ESPECIAL O INCIDENTAL, QUE RESULTE DIRECTA O INDIRECTAMENTE DEL USO O RENDIMIENTO DE ESTOS SITIOS O DEL CONTENIDO DISPONIBLE O REFERIDO EN ELLOS

no comercial o educativo. Cualquier otro uso, reproducción, distribución, publicación o retransmisión del contenido está estrictamente prohibido sin la autorización escrita del titular de los derechos de autor.

La casa encendida hoy

HAY QUE ENTRAR PARA SALIR: El continuo sonoro que nunca se acaba es un proyecto de investigación a largo plazo basado en la visión del techno como entidad cultural, social, histórica y material.

De aquí a enero de 2022, irán apareciendo los diferentes elementos que materializan y hacen posible este trabajo de investigación, incluyendo una exposición que se inaugurará en La Casa Encendida en otoño de 2021. Unos podcasts radiofónicos mensuales seguirán la evolución de este proyecto abierto al público.

Estos posts son como un organismo vivo que irá creciendo y transformándose en los próximos meses. La serie incorpora dos aspectos fundamentales en el corazón del proyecto general: una experiencia de escucha situada e hipervinculada capaz de contaminar todos los ámbitos de la vida, más allá del club o de la ambigua temporalidad de la vida nocturna y sus presunciones; y la dimensión gestual del baile tecno, gracias al préstamo iterativo de movimientos en constante cambio y expansión entre los numerosos cuerpos anónimos de la pista de baile.

Wikipedia

HAY QUE ENTRAR PARA SALIR: El continuo sonoro que nunca se acaba es un proyecto basado en la investigación a largo plazo sobre el techno realizada por las comisarias Sonia Fernández Pan y Carolina Jiménez para La Casa Encendida. El resultado es una exposición acompañada de otras actividades paralelas y un libro sobre el tema.

El proyecto se puso en marcha a finales de 2018, aprovechando la amplia experiencia de las comisarias en la música techno en innumerables pistas de baile. En sus propias palabras, aprovecharon «una gran variedad de conocimientos recogidos en continuos viajes y remezclas a lo largo de sus esquivas genealogías, sus ritmos en las superficies y sus mitologías en las profundidades, sus historias más visibles y sus intrahistorias más borrosas, sus notas a pie de página, sus latidos en cuerpos transpirados, sus textos canónicos y apócrifos, sus saltos de aguja, sus objetos culturales, sus momentos de celebración y sus espacios de conflicto».

Acompañada de un programa mensual de podcasts y de una publicación que recopila reflexiones teóricas sobre el techno, la exposición HAY QUE ENTRAR PARA SALIR: El continuo sonoro que nunca se acaba profundiza en la experiencia de la pista de baile y en su relación con las prácticas artísticas, «poniendo en el centro de la atención, la escucha y el contacto formas de conocimiento que conocen y reconocen abiertamente una dimensión visceral y corporal».

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad