El apolo de belvedere

busto de apolo en el mirador

En la actualidad se cree que el Apolo es una recreación original romana de fecha adriana (ca. 120-140). Los estudiosos creen que no se trata de una copia de una estatua griega original por su calzado típicamente romano[2]. Se redescubrió en el centro de Italia a finales del siglo XV, durante el Renacimiento italiano, y se expuso de forma semipública en el Palacio Vaticano en 1511, donde permanece. Actualmente se encuentra en el Cortile del Belvedere del Museo Pío-Clementino del complejo de los Museos Vaticanos.

A partir de mediados del siglo XVIII fue considerada la mejor escultura antigua por los neoclásicos más acérrimos, y durante siglos personificó los ideales de perfección estética para los europeos y las partes occidentalizadas del mundo.

El dios griego Apolo está representado como un arquero de pie que acaba de disparar una flecha. Aunque no hay acuerdo sobre el detalle narrativo exacto que se representa, la opinión convencional es que acaba de matar a la serpiente Pitón, la serpiente ctónica que custodia Delfos, lo que convierte a la escultura en un Apolo pitónico. También puede tratarse de la matanza del gigante Tityos, que amenazaba a su madre Leto, o del episodio de los niobidas.

periodo de apolo belvedere

La escultura de Apolo Belvedere fue calificada por J. J. Winckelman como «la consumación de lo mejor que la naturaleza, el arte y la mente humana pueden producir». Se cree que esta estatua es una copia en mármol del siglo II de un original griego en bronce. Fue encontrada a finales del siglo XV y adquirida por el Vaticano en 1511.

Esta estatua es el epítome del arte y la escultura clásicos. Esto se aprecia en los pliegues y la caída del manto, extremadamente realistas, así como en la perfección de la figura masculina representada, que probablemente sea el dios Apolo. Su postura también es digna de mención; está colocado de forma realista con una pierna doblada, una posición denominada contraposta. Esta estatua también se considera una representación casi perfecta de la figura humana. Los efectos del estilo clásico también se aprecian en que Apolo se encuentra en un estado de calma y serenidad; no está involucrado en ninguna acción o emoción violenta, sino que está posando tranquilamente. Esta estatua es el epítome del estilo clásico y es todo lo que los artistas del Renacimiento se esforzaban por conseguir.

historia del mirador de apolo

En la actualidad se cree que el Apolo es una recreación original romana de la época de Adriano (ca. 120-140). Los estudiosos creen que no se trata de una copia de una estatua griega original por su calzado típicamente romano[2]. Se redescubrió en el centro de Italia a finales del siglo XV, durante el Renacimiento italiano, y se expuso de forma semipública en el Palacio Vaticano en 1511, donde permanece. Actualmente se encuentra en el Cortile del Belvedere del Museo Pío-Clementino del complejo de los Museos Vaticanos.

A partir de mediados del siglo XVIII fue considerada la mejor escultura antigua por los neoclásicos más acérrimos, y durante siglos personificó los ideales de perfección estética para los europeos y las partes occidentalizadas del mundo.

El dios griego Apolo está representado como un arquero de pie que acaba de disparar una flecha. Aunque no hay acuerdo sobre el detalle narrativo exacto que se representa, la opinión convencional es que acaba de matar a la serpiente Pitón, la serpiente ctónica que custodia Delfos, lo que convierte a la escultura en un Apolo pitónico. También puede tratarse de la matanza del gigante Tityos, que amenazaba a su madre Leto, o del episodio de los niobidas.

artista del belvedere de apolo

13:45, 31 de diciembre de 2005960 × 1.280 (623 KB)Jastrow (talk | contribs)»’Descripción:»’ Belvedere Apollo. Obra de arte romana, ca. 130-140 CE, copia de un original de bronce griego probablemente de Leochares, ca. 330-320 AC. Encontrado en el siglo XVI.<br /> »’Ubicación:»’ Museo Pio-Clementino, Gabinete de Apolo (Inv 1015).<br /> »’Foto

Este archivo contiene información adicional, como metadatos Exif, que pueden haber sido añadidos por la cámara digital, el escáner o el programa informático utilizado para crearla o digitalizarla. Si el archivo ha sido modificado con respecto a su estado original, algunos detalles como la marca de tiempo pueden no reflejar completamente los del archivo original. La marca de tiempo es tan precisa como el reloj de la cámara, y puede ser completamente errónea.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad